Crónica del campus

Seis patinadoras del club han participado en el Campus nacional de patinaje organizado por el club Sant Pére de Ribes (Barcelona) que tuvo lugar durante los días 26 de agosto al 1 de septiembre. Esta es la crónica de nuestro viaje y peripecias en la casa de colonias El Pinar (Canyelles).

Comienza nuestro viaje con la aventura de facturar maletas y patines en el aeropuerto. Sólo si viajas con  Iberia puedes llevar contigo los patines como equipaje de mano, siempre y cuando no lleves las llaves de los patines ya que te los quitan, como le sucedió a Mireia.
Llegamos a la casa de colonias donde dormíamos, foto de familia de todos los participantes (que este año son nada menos que 50), reparto de habitaciones y primera cena con patinadores y entrenadores de Barcelona, Toledo, Cantabria, Burgos y Madrid.

¿Cómo es un día en el campus?

A las 8:00 suena la música en las habitaciones para despertarse y bajar a desayunar a las 9:00, ya que a las 9:30 viene a buscarnos el autocar que nos distribuye por las tres instalaciones donde se patina. Comienzan los entrenamientos por grupos de 10:00 a 13:00 y vuelta a la casa de colonias para comer y descansar. Por la tarde llega la piscina y las clases de danza hasta las 20:00 en que cenamos y damos paso a las actividades nocturnas: una gymcana por equipos, la casa del terror, paseo nocturno por los pinares de la casa de colonias, jugamos a Ninja, discoteca y fiesta final con todos los participantes. Todo ello grabado y recopilado en un vídeo por nuestro especialista Toni.
Y siempre surgen imprevistos como alguien que llora y echa de menos a sus padres, o se pone enfermo, o se cae y se hace daño, o simplemente no se calla durante la noche y no deja dormir a los demás, enfados y peleas por un cargador de móvil, unas zapatillas que no encuentro… pero todo se va solucionando poco a poco y al final van pasando los días sin darnos cuenta hasta que llega el último día y las despedidas se hacen inevitables. Comienzan las lágrimas, los abrazos y los besos con el deseo de que llegue pronto el año que viene y de nuevo el campus, aunque muchos de estos patinadores volverán a verse en lo trofeos nacionales de patinaje que organizamos los clubes que hemos participado.
Este año como novedad del campus se introdujo el collar de líder, que era otorgado por cada entrenador a un patinador de su grupo, a aquel que más se hubiera esforzado en el entrenamiento. Este collar daba el privilegio de elegir a la persona que tenía que limpiar la mesa del grupo después de cada comida o a las que tenían que barrer y fregar los suelos del baño, así como pedir a sus compañeros cualquier cosa que deseara durante veinticuatro horas. Lorena y Lara lo consiguieron y lo disfrutaron hasta el final.
Y por último aquí os dejo una foto de los entrenadores que estuvimos a cargo de los niños y que junto con ellos hemos echo posible este campus. Y agradecer a Toni la confección del vídeo del campus, un DVD que se regaló a cada patinador como recuerdo de esta semana inolvidable de patines, risas, piscinas, terror nocturno, juegos y amistades.


Patines tradicionales o patines en línea

   Actualmente estamos asistiendo a un boom del patinaje en las ciudades, por cualquier parte que vayamos siempre vemos a alguien patinando por las calles o en los parques. Muchos de los que acudís a nuestra escuela ya habíais patinado en vuestra infancia y recordabais los tradicionales patines de cuatro ruedas en paralelo, por lo que inevitablemente surgen dudas a la hora de cambiar y subirse a unos patines en línea.
    Además tenemos siempre en mente el mito o la creencia colectiva de que los patines en paralelo son más estables que los patines en línea. Error que vamos a intentar aclarar.
Observad el siguiente dibujo en el cual tenemos a una persona con patines en línea (dibujo de la izquierda) y a otra con patines en paralelo (dibujo de la derecha). Ambos con la misma separación entre sus patines.

La base estable, coloreada de gris, es mayor en la persona que patina sobre línea y por lo tanto más estable el patín en su conjunto.
El punto negro representa el centro de gravedad en cada caso. Si nos fijamos en la distancia marcada en rojo, comprobamos que en el patín en línea es mayor que en el patín en paralelo y por lo tanto el vuelco hacia delante o hacia atrás es menor en este tipo de patín. Lateralmente es imposible desestabilizarse con cualquiera de ambos patines, pero las caídas hacia delante o hacia atrás son las verdaderamente peligrosas.
A la hora de desplazarnos con los patines en línea, estos nos permiten maniobrar de un modo más sencillo y eficaz, puesto que dos líneas son más fáciles de mover que dos bases. Los patines en paralelo presentan una superficie mayor en contacto con el suelo lo que provoca que el rozamiento sea mayor y como consecuencia se reduce la velocidad y se requiere mayor esfuerzo para conseguir impulso. Si nos encontramos con una grieta en el suelo, el patín en línea con sus cuatro puntos de apoyo longitudinalmente permitirá que no se quede clavada ninguna rueda en el suelo, mientras que el patín tradicional verá sus ruedas delanteras bloqueadas por el obstáculo, hecho que provocará más fácilmente una caída.
¿Y qué hacemos entonces con los tradicionales patines en paralelo? Estos patines están diseñados para la práctica del patinaje artístico, que requiere unas condiciones y un material muy específico. Hasta ahora en el mercado eran los únicos que se encontraban y los que patinan por la calle cambiaban sus ruedas y así se adaptaban mejor a las imperfecciones, grietas, piedras, tierra, etc.
En la actualidad recomendamos a todos los adultos decantarse por los patines en línea y dejar las clases de patinaje artístico para los niños ya que es una disciplina que por sus dificultades requiere iniciarla en la infancia. Nuestra experiencia nos lleva a iniciar a todos nuestros alumnos con patines en línea y una vez alcanzado un nivel que les permita patinar de modo fluido, elegir aquella modalidad que mejor les conviene: Artístico, Slalom Freestyle o  simplemente ir perfeccionando su técnica y pasar un rato estupendo en nuestra escuela familiar.

Comienza el curso

Después de dos largos meses de vacaciones retomamos nuestras clases y volvemos a ponernos los patines. El sábado 8 de septiembre reanudamos la escuela familiar y de adultos en las instalaciones de La Ciudad Deportiva Oeste.

Mantenemos los grupos y horarios del curso anterior:

  • 9:00 a 10:30 Patinaje Artístico
  • 10:30 a 11:30 Patinaje Artístico
  • 11:30 a 12:30 Slalom Freestyle
  • 12:30 a 13.30 Nivel Intermedio
  • 13:30 a 14:30 Nivel Básico